top of page

GUSTO
Los blancos crujientes y afrutados son secos, semisecos o semidulces. Suelen ser muy ácidos, lo que equilibra su riqueza frutal.

En estos vinos se pueden distinguir notas de ciruela amarilla, manzana y melocotón. Los ácidos crujientes crean un final fresco, lo que hace que estos vinos sean ideales para una gran variedad de comidas.

 

CONSEJOS DE USO
Estos vinos combinan perfectamente con entrantes salados, pasta y platos de pescado y marisco.

Pruébelo con diferentes tipos de tapas o antipasti, ensalada de gambas o sushi.

 

CÓMO SERVIR
Los vinos blancos se sirven mejor fríos, a 10-12°C. Enfriar una botella desde la temperatura ambiente hasta la temperatura perfecta para servirla lleva unas dos horas en el frigorífico. Cuanto más dulce sea el vino, más frío puede servirse.

Señorio de Rubiós

19,50 €Precio

    Productos relacionados